Detalles del vídeo porno

Erase una vez que se era, un conejo pequeño y muy bonito, pero tan poco peludito que siempre tenía frío. Un día, se encontró con una serpiente muy cachonda que siempre estaba caliente, pero a la que nadie se acercaba por ser un reptil. Decidieron ayudarse mutuamente y desde ese día son felices devorando pollas todos los días.

Escribe tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*